Debes Saber

Cusco: Camina sobre el ombligo del mundo.

Cusco se traduce como “ombligo del mundo”, tal como lo concebían los incas, quienes desde allí gobernaron un gran imperio. Pero también es un tesoro, con un valor incalculable en todos los sentidos, cultural, arquitectónico, religioso que está impreso en cada edificación de la ciudad. Declarada por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, esta ciudad es la fusión perfecta de las culturas incas y española, que encuentra exponentes máximos en lugares como el Convento de Santo Domingo – Qorikancha, construido sobre las bases del antiguo Templo del Sol inca.

Pero su encanto además está presente en sus paisajes, en los sabores de cada plato que se sirve, en las tazas de café elaborados con granos de la zona que gozan de fama mundial, el trabajo de sus artesanos que han sido transmitidos de generación en generación, es que la riqueza andina en Cusco se expresa en todos los sentidos y formas.

Con la caída de la noche, la ciudad de Cusco muestra un rostro impensado para el visitante que llega a ella por primera vez. La oferta de entretenimiento de la antigua capital es impresionante: en Cusco siempre hay discotecas, pubs y restaurantes que despliegan su máximo atractivo para ofrecer momentos inolvidables.

¿A qué esperar? Viaja a Cusco y disfruta del destino turístico más importante del Perú. Conoce la historia, vive la aventura y disfruta de la verdadera experiencia cusqueña.

Recomendaciones

Con la altura no se juega.

La ciudad de Cusco se eleva a 3399 metros sobre el nivel de mar, por lo cual el cuerpo necesita su tiempo para adaptase a la presión y cantidad de oxigeno en el aire. Así que cuando llegues a Cusco, tómate las cosas con calma, no corras, ni intentes cargar mucho peso. Así que camina con calma, disfruta el paisaje, ya habrá tiempo para recorrer los parajes y lugares arqueológicos a tu gusto. Para aclimatarse ayudan la infusión de coca o de muña, que se puede pedir en todos lados. Aunque cada cuerpo es distinto, toma por lo menos un día el proceso.

¿Qué deportes de aventura puedes practicar?

Se trata de una de las regiones que por su belleza natural y geografía ofreces muchas posibilidades para quienes gustan de deportes de aventura como senderismo o trekking, escalada, canotaje, parapente, bicicleta de montaña, paddleboarding, entre los más populares. Una particularidad es que muchas de las rutas atraviesan zonas arqueológicas, lo que convierte la experiencia en aventura y exploración a la vez.

Cusco embotellado o en tazas.

La región de Cusco cuenta con alternativas increíbles para los amantes de la bebida con o sin alcohol. Por ejemplo, los cafés de la zona son reconocidos internacionalmente y han ganado premios dentro y fuera de Perú. Entonces, disfrute un buen café servido por profesionales en una red de cafeterías digna de los mejores destinos.

Luego, la movida de cervecera artesanal es alucinante, donde le han sabido sacar provecho a la calidad de los cereales andinos. Otra alternativa, es deleitarse con un buen trago de cañazo, que ha sido refinado por gente como la Destilería Andina, que en Ollantaytambo se puede visitar y ver el proceso. Por nada del mundo dejes de probar el Matacuy, su versión con flores, hierbas y raíces andinas, una receta familiar exquisita.

Almorzar en una picantería.

Las picanterías en realidad son los primeros “restaurantes” de tierras andinas, donde se iba a beber chicha y la comida era el complemento. Aunque varias regiones de Perú cuentan con picanterías, las más famosas son las de Arequipa y Cusco. Entre las imperdibles y tradición por generaciones están La Chompa, El Fogón de Las Manuelitas, Los Cuatro Suyos y Sol de Mayo. Deléitate con la sabrosa pachamanca, tallarines con pichón, cuyes, y si no están en veda, un suculento chupe de camarones. Por supuesto, por nada del mundo, dejes de pedir chicha, el completo perfecto y verdadera alma de la fiesta. Un consejo final, ve con hambre, porque son condumios generosos.

También podría gustarte

Como llegar

Aprovecha estas ofertas