Monasterio de Santa Catalina

#RedescubrePeru

Monasterio de Santa Catalina

Debes Saber

El Monasterio de Santa Catalina, belleza y reverencia antigua.

Cuando escuchamos la palabra “monasterio” generalmente pensamos en una edificación grande, cerrada y solemne, a la que el mundo exterior no tiene acceso, y con pocos atractivos para los que no huyen del mundanal ruido.

Salvo en lo de grande, el Monasterio de Santa Catalina no tiene ninguna de esas características.

Y es que el viejo monasterio, uno de los patrimonios más valiosos de la ciudad de Arequipa, es de los complejos religiosos más grandes del mundo, con una extensión de aproximadamente 20 000 metros cuadrados.

El nombre oficial del monasterio, un recuerdo de su abolengo colonial, es Monasterio de Monjas Privado de la Orden de Santa Catalina de Siena. Su construcción se inició en el siglo XVI, y tuvo por objeto dar una opción de vida religiosa a las hijas de familias de la ciudad.

El complejo, construido en sillar blanco (del volcán Chachani) y sillar rosado (del volcán Misti), entre otros materiales, fue incrementando su tamaño con el correr de los años, debido el gran número de monjas que albergó.

El monasterio está estructurado al estilo de los claustros religiosos de antaño, pero con características que reflejan la historia de la ciudad que lo alberga. Entre los sitios más célebres están la Portada, la Torre del Campanario, el Patio del Silencio, el Claustro de los Naranjos y la iglesia central.

Entre sus atractivos están su estilo arquitectónico, una suma de fusiones con reminiscencias de la colonia, pero afectado por las sucesivas reconstrucciones que ha sufrido la ciudad; además, las diversas obras de arte que encierra cuentan con un precioso altar barroco y diversas pinturas de la famosa escuela cusqueña.

Datos

¿Cómo llegar?

Es muy sencillo (de hecho, el lugar es tan grande que es difícil no ubicarlo). El monasterio se encuentra a poca distancia de la Plaza de Armas de Arequipa, siguiendo por la calle Santa Catalina unas cuatro cuadras.

¿Cómo entrar?

El monasterio está abierto al público todos los días, excepto en ciertos días de fiestas religiosas, como Viernes Santo, Navidad y Año Nuevo. El precio de la entrada ronda los treinta o cuarenta soles.

¿Qué debo tener en cuenta?

Como el monasterio sigue activo, no sería raro cruzarse con alguna religiosa de la orden dominica durante el recorrido.

Galería de Fotos

Otras Experiencias imperdibles

También podría gustarte

Aprovecha estas ofertas